Sagarpa y SuKarne: historia de terror.

DIARIO EJECUTIVO/Roberto Fuentes Vivar.

Esta podría considerarse una historia de terror digna de las que contó hace más de 100 años John Kenneth Turner en su México Bárbaro, pero es actual: El gobierno mexicano quitó apoyos a los campesinos para otorgárselos a un empresario. Ahora, el empresario le quita el agua a los seres humanos para dársela a sus 300 mil vacas.

Hace unos meses, cuando se planeaba una megamarcha campesina, sus organizadores denunciaron que el gobierno mexicano, a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y de su titular José Calzada Rovirosa, les había negado apoyo para los pequeños productores, mientras que subsidió con mil 500 millones de pesos al empresario Jesús Vizcarra, para la planta de SuKarne en la comarca Lagunera.

Álvaro López Ríos (de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas), Federico Ovalle (de la Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas), Marco Antonio Ortiz (de la Central Independiente de Organizaciones Agrícolas y campesinas) y Francisco Chew Palencia (del Movimiento Social por la Tierra) se quejaban de la forma en que el gobierno de Enrique Peña Nieto dilapidaba recursos para apoyar a “los amigos”, mientras que los campesinos estaban al borde de la miseria.

La planta había comenzado a operar meses antes (en marzo de 2016) y en su inauguración Enrique Peña Nieto y Jesús Vizcarra destacaron que con estas instalaciones (474 hectáreas del denominado Agroparque Integradora SuKarne Lucero, ubicada en el municipio de Tlahualilo, Durango), México entraba de lleno a la modernidad en procesamiento de productos cárnicos e iniciaba una carrera ascendente como potencia exportadora. “Tenemos que transitar para darle mayor valor a lo que estamos produciendo en el país, como lo hace Su Karne”, dijo Peña Nieto en el evento.

La planta fue instalada en la población de Lucero (o Arcinas) una comunidad de menos de tres mil habitantes, quienes supuestamente se iban a beneficiar por la apertura de seis mil fuentes de empleo, con una inversión de 12 mil 500 millones de pesos y con un “cambio para llevar al campo de la sequía a la productividad con la tecnificación de 29 mil hectáreas, en solo tres años, y el innovador esquema de agricultura por contrato”. En su primer año, se estimaron ingresos por dos mil 725 millones de dólares y una exportación de 845 millones de dólares.

Hoy, de acuerdo con un reportaje especial de Crónica de La Laguna, publicado en diversos portales de internet, “la empresa SuKarne ha terminado con el agua del poblado Lucero en el municipio de Tlahualilo por alimentar a las 300 mil reses que mantiene en sus corrales, en la planta más grande de Latinoamérica en materia cárnica”.

Antes instalarse en Lucero, Thahualilo, Durango, en 2014, SuKarne fue expulsada de Nuevo León, por los altos niveles de contaminación, de los cuales se quejaron los vecinos de Escobedo, en donde tenía una planta de 422 hectáreas para alimentar a 60 mil cabezas de ganado. La nueva planta de Vizcarra en Durango tiene un proyecto específico para crecimiento de becerros Holstein, con capacidad para 52 mil cabezas por año.

Hoy, de acuerdo con el reportaje de Crónica de La Laguna, “los habitantes de Lucero y de varios ejidos aledaños están prácticamente muriendo de sed, porque esta empresa está secando los mantos acuíferos de la región y tienen que agarrar por las noches, ya que en el día, las tuberías no traen ni una gota. El agua que nunca abundó en esta región desértica de Durango, la poca que sale es de mala calidad con grandes contenidos de arsénico”.

Y añade: “un productor ganadero de la región sentenció que el ganado que cría SuKarne en sus corrales de Lucero, Durango, es un peligro para la alimentación de millones de mexicanos, ya que es alimentado con líquido con grandes contenidos de este metal. Por otra parte médicos veterinarios y científicos laguneros, aseguran que el gas metano que producen las reses con sus excrementos y flatulencias son altamente contaminantes y perjudiciales para la población de los ejidos cercanos y todo el municipio de Tlahualilo”.

Jesús Vizcarra Calderón es un hombre de negocios cuya empresa hoy vale 12 mil 500 millones de dólares. Es también un político afiliado al Partido Revolucionario Institucional que ganó las elecciones como presidente municipal de Culiacán en 2007.

También presume ser una persona cercana a Enrique Peña Nieto (como lo demostró el día de la inauguración de la planta de Tlahualilo) y, según una ficha de la revista Proceso, “el Cisen ha dado seguimiento a las empresas de Jesús Vizcarra Calderón, y lo vincula con algunos de los principales capos de la droga desde hace más de 20 años”.

Ahora ha dejado sin agua a los vecinos de varios poblados de la Comarca Lagunera, para alimentar a sus 300 mil vacas. Por si fuera poco, fue presidente municipal de la capital sinaloense, en donde hace unos días fue asesinado el periodista de Río Doce y de la Jornada, Javier Valdez. Ahí, en su tierra, Vizcarra mantiene muchos vínculos.

Deja un comentario

Top