Lucha de poderes en Venezuela

Por Fredy León/Publicado el 30 marzo, 2017 por Wirataka

Luego del triunfo de la derecha venezolana en las elecciones a la Asamblea Nacional, estos sectores quisieron convertir al parlamento venezolano en el centro del poder político, desconociendo a los demás poderes del estado.

Desde la instauración de la Asamblea Nacional, la derecha venezolana se propuso como único objetivo promover la destitución de Nicolás Maduro del cargo de Presidente de Venezuela.

Luego de varios intentos fallidos, finalmente el 9 de enero de este año, la Asamblea Nacional de Venezuela aprobó, por mayoría de 106 votos, la declaración de abandono del cargo contra el presidente Nicolás Maduro, figura legal que no está contemplada en la Constitución venezolana.

En la práctica, esta decisión fue una destitución de facto, un golpe de estado ejecutado por el poder legislativo. Si no lograron su cometido de desalojar al Presidente Maduro de su cargo, fue porque no tuvieron la fuerza necesaria, no contaron con el apoyo popular y menos lograron involucrar a las fuerzas militares en su aventura golpista.

Esta situación anómala y golpista que vivió Venezuela fue saludada por los mismos gobiernos que hoy condenan la decisión tomada por el Tribunal Supremo de Justicia, que frente al desacato en que ha incurrido la Asamblea Nacional y la temeraria actitud antinacional de la derecha venezolana de pedir la intervención de la OEA en los asuntos internos de Venezuela, ha decidido que “sus competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por su Sala Constitucional o por el órgano que ella disponga.”

Ciertamente, la situación de Venezuela es delicada, y la mejor salida a este impasse es promover el diálogo político en base al respeto del orden constitucional. Pero reconocer el valor irremplazable del diálogo político no debe llevarnos a pecar de ingenuos y desconocer la esencia antidemocrática de la derecha latinoamericana. A la derecha nunca le ha interesado la democracia ni tampoco se ha caracterizado por respetar la voluntad popular. Lo que ellos buscan es recuperar el poder para ponerlo al servicio de los intereses de una minoria plutocrática, y para ello cuentan con el apoyo total del imperalismo yanqui y los gobiernos neoliberales que han tratado de utilizar a la OEA como la punta de lanza para promover una descarada intervención en los asuntos internos de venezuela.

No nos confundamos. En Venezuela las amenazas a su libertad, democracia, estabilidad política, soberanía nacional y conquistas sociales alcanzados por la revolución bolivariana viene de la derecha retrógrada. Es una derecha que, aunque se vista de cordero, tiene sed de venganza y busca sangre.

 

 

Deja un comentario

Top