Zacatecas. Maldición de la abundancia y de la ineptitud (segunda parte)

Por RODOLFO GARCÍA ZAMORA Fecha: febrero 28, 2017en: Opinión
En efecto, así como Peña Nieto no tiene ninguna propuesta diferente para sacar al país del desastre nacional que ha provocado su partido y aliados en 40 años más que mayor subordinación y dependencia con el Norte, Tello con un equipo de gobierno técnicamente fracasado, sin propuestas serias de desarrollo económico sectorial y regional, sin ninguna propuesta seria de empleo, sin propuestas serias para erradicar la pobreza, sin ningún proyecto serio para integrar los posibles 100 mil deportados en los siguientes años, como lo anuncia uno de los secretarios fantasmas, es un equipo “deslumbrante: por su ineptitud y complicidad con la corrupción del gobierno anterior. Ante ello, ATC, sigue subordinando a las corporaciones mencionadas y autoengañado que con eso va a promover el desarrollo que no han hecho en 470 años.

Si hubiera coherencia política en ATC, ya hubiera renunciado a la gubernatura como lo anunció reiteradamente en campaña: “si no cumplo mis promesas, me voy, renuncio”. ¿Dónde están las políticas y presupuestas para generar los 8 mil empleos anuales que prometió? La violencia lo rebaso y su gobierno es un fracaso. Pero, dado lo “deslumbrante” de su gabinete, el riesgo es que pudiera llegar un peor sustituto. Pese a su maltrecha situación política actual, abandonado por su partido, su presidente y el Congreso local, aceptemos que Tello es el mal menor posible, que su cordura de sobrevivencia política lo hará recapacitar sobre seguir sirviendo a las grandes corporaciones o realmente tomar con seriedad lo que su impericia e ignorancia le llegó como accidente, una lucha federalista “sin querer queriendo”, por regular las actividades extractivas en el estado de acuerdo a sus beneficios y daños al territorio estatal y futuro de Zacatecas. Si lo segundo es la prioridad, urge un cambio a fondo en su gabinete para incluir funcionarios capaces, responsables y honestos que puedan hacer un verdadero proyecto serio de desarrollo integral para Zacatecas urge una verdadera economía de guerra para generar los 8 mil empleos anuales prometidos con políticas serias de desarrollo económico sectorial y regional que no han hecho. Urge que el Ejecutivo y el Congreso estatal junto con la ciudadanía y los diversos sectores discutamos y construyamos una estrategia fundamentada de lucha federalista por mayores recursos de la Federación y todas las grandes empresas del estado. Ello implica, además, discutir ya la reorientación del presupuesto 2017, el tema de la deuda, de la corrupción, de sus responsables y las alternativas para fortalecer el mercado interno, el empleo, el bienestar y la seguridad de toda la población, erradicando las violencias económicas y físicas que hoy azotan crecientemente a Zacatecas destruyendo la cohesión social.

Si realmente se quiere erradicar la maldición de la abundancia, la megaminería como despojo y destrucción del territorio de Zacatecas, por coherencia Tello debe desbloquear en Semarnat la creación de la Zona Natural Protegida y que todas las empresas que se quieran establecer en el Semidesierto respeten toda la legislación existente. Debe, además, junto con el Congreso estatal, promover en el Congreso Federal modificar el Artículo 6º de la Ley Minera quitando el rango de interés preferente de esa actividad. El interés nacional, la soberanía del país, de los mexicanos y sus territorios y comunidades debe reinstalarse como la prioridad de esa normatividad. Si Tello escarmentó políticamente y no fue un hallazgo fortuito su intento federalista de lucha ambiental fiscal, debe cambiar su gabinete por gente capaz, apoyarse en todos los sectores sociales e instituciones educativas para la lucha federalista en serio, con propuestas fundamentadas y amplio respaldo social. En esa estrategia resultan de gran valor las diez propuestas que surgieron del Foro “Megaminería, Recursos Naturales y Desarrollo en Zacatecas” realizado en el Congreso del estado el 16 de noviembre pasado por parte de los partidos progresistas, comunidades afectadas por la minería, diferentes sectores de la sociedad civil e investigadores de la UAZ.

Zacatecas no puede seguir sufriendo la “maldición de la abundancia” minera del saqueo y ecocidio para beneficio de las grandes corporaciones. La destrucción del territorio estatal y sus recursos naturales no ha sido, ni será nunca un medio de desarrollo económico, es la economía de la muerte.

Urge institucionalizar en el gobierno, el Congreso y las instituciones de educación superior las investigaciones y divulgación de resultados sobre los megaproyectos mineros, industriales y energéticos, sus aportes, sus consecuencias en el metabolismo social, en los ecosistemas, en las comunidades, regiones y futuro de Zacatecas.

El Congreso debe estar permanentemente involucrado en vigilar el funcionamiento de la megaminería en el estado, en el cumplimiento de todas las normas ambientales, económicas y sociales. Que investigue sus aportes en comunidades y regiones, los pasivos ambientales, los daños ambientales, económicos y sociales y los mecanismos legales y fiscales de prevención y reparación de daños y tales pasivos.

El Cozcyt debe tener con la UAZ y otras instituciones estatales una línea permanente de investigación sobre los impactos económicos, sociales y ambientales de la megaminería sobre el futuro de Zacatecas, especialmente en Mazapil, Chalchihuites, Fresnillo, Ojcaliente y otros municipios. Estas investigaciones deben contar con apoyos directos del Congreso vía presupuestos anuales, de Conacyt y la orientación de los fondos de “herramientas legislativas” para estas investigaciones y sobre pobreza, alimentación, el agua, energía, salud y empleo en el estado.

Creación del Observatorio Ciudadano sobre Megaproyectos, Territorios y Desarrollo Sustentable en Zacatecas (en proceso de formalización).

Desde este Congreso promover Constitucionalmente en el Congreso Federal las reformas a los artículos 27 y 115 para modificar al Artículo 6º de la Ley Minera para reinstalar la prioridad de los interesas nacionales y comunitarios por encima de la minería y las corporaciones depredadoras. Cambios que posibilitan la nueva fiscalidad de estados y municipios sobre la enorme renta minera extraída de las entrañas de Zacatecas.

Que se discuta en este Congreso, junto con los municipios y comunidades afectadas por la minería el uso del Fondo Minero manejado por Sedatu, para orientarlo a verdaderos proyectos de desarrollo económico integral y sustentable, con la participación directa de comunidades, municipios, universidades y otros actores sociales.

Que el Congreso elabore con las universidades anualmente un estudio sobre la situación de los megaproyectos y su impacto en el medio ambiente, la tierra, el agua, el aire y el ecosistema en su conjunto.

Que el Congreso y el Ejecutivo informen sobre la llegada y contratos de las corporaciones eólicas y energía solar en el estado, sobre sus aportes, impactos económicos, sociales y ambientales.

Construir y aplicar en los hechos con todos los actores económicos y sociales una verdadera política de desarrollo económico y social sustentable en el estado para los siguientes 50 años.

Deja un comentario

Top